Por Yared de la Rosa

En 23 meses del gobierno de Andrés Manuel López Obrador la lucha anticorrupción, principal bandera del Presidente, no ha dejado resultados. A la fecha no se sabe de algún caso iniciado y resuelto judicialmente en esta administración, de algún funcionario procesado o dinero recuperado.

Sin embargo, el tema es el discurso de todas las mañaneras. Sólo en la del 28 de septiembre mencionó esa palabra en 21 ocasiones y hasta 93 veces en los últimos 10 eventos.

En contraste, este gobierno ya exoneró a Manuel Bartlett, titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), quien fue acusado de tener una fortuna que no corresponde con sus ingresos; además, asegura que investiga a la titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), Ana Guevara, quien es señala de pedir sobornos a cambio de contratos.

Sobre el caso del hermano del Presidente, Pío López Obrador, quien se le vio recibir dinero de David León, no se sabe nada.

En contraste, las indagatorias que presume son las que iniciaron en la pasada administración, como la de Emilio Lozoya, acusado de lavado de dinero; Rosario Robles, señalada de omisiones; Javier Duarte y César Duarte, investigados por desvío de recursos públicos.

En dos años tampoco se saben resultados del Sistema Nacional Anticorrupción, que encabezan funcionarios del gabinete y entes autónomos, Irma Eréndira Sandoval y David Colmenares.

Mientras, estudios aseguran que la corrupción aumentó. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) reportó que incrementó 19 por ciento los actos de corrupción de 2017 a 2019 por cada 100 mil habitantes, y el Índice de Estado de Derecho aseguró en un estudio que la percepción de la sociedad sobre este tipo de actos va en aumento.Sin embargo,  el Presidente López Obrador aseguró, hace unas semanas, que la corrupción ya se acabó: “Es un país más justo, más digno, es un país en donde no hay corrupción en los altos mandos del gobierno, donde ya no se permite, no se tolera la corrupción”.

Te recomendamos leer esto:  México, estancado en corrupción

#YaEnSerio