Verónica Ayala

El titular del Ejecutivo Federal tiene las manos metidas en el proceso electoral, y para muestra está su clara intervención en la elección para la Gubernatura de Nuevo León.

El pasado 20 de abril, en una reunión virtual de Senadores, a la legisladora morenista María Merced González reconoció que al Presidente le interesan mucho Nuevo León y Jalisco en este proceso electoral. 

“El senador Monreal nos dijo a la senadora Antonia Cárdenas y a una servidora, que les hiciéramos este comentario: que al Presidente le interesa mucho los Estados de Jalisco y Nuevo León”, dijo pensando que hablaba solo con los de su bancada. 

Pese a que está impedido a pronunciarse sobre la contienda, desde hace un mes el Mandatario ha opinado sobre la elección de Gobernador en Nuevo León, y, durante tres días consecutivos, se dedicó a exhibir la supuesta compra y coacción del voto del candidato priista Adrián de la Garza a través de una tarjeta de apoyos a mujeres una vez que gane la elección.

Y ayer, a menos de cuatro semanas de la elección, la Fiscalía General de la República dio a conocer que investiga al priista por estos hechos, que ameritarían prisión preventiva, y al emecista Samuel García y su familia, por una denuncia de la Unidad de Inteligencia Financiera, por supuesto financiamiento ilegal de su campaña. 

Ambos son punteros en las preferencias electorales para la contienda del próximo 6 de junio, de acuerdo con diversas encuestas de opinión que colocan a uno u a otro al frente o en una elección cerrada. 

En la mañanera de hoy él propio Presidente confirmó que sí interviene en la elección, porque no será cómplice de un fraude electoral. 

Te recomendamos leer esto:  No le saques, nos vemos en las urnas

“¿Pero cómo no voy a tener que ver?”, manifestó. “Claro que sí, claro que sí! Si aquí lo di a conocer, si es del dominio público, lo estoy diciendo, no podemos ser cómplices del fraude”.

#YaEnSerio