Por Ismael García

En este gobierno las empresas del Estado que deberían generar riqueza para todos los mexicanos han perdido una fortuna.

Entre Pemex, CFE, Segalmex (la nueva Conasupo) y el Banco del Bienestar han perdido más de un billón de pesos (1,134,525 millones de pesos)

Pemex, dirigida por Octavio Oropeza, un pasante de la carrera de Agronomía, es la campeona del desfonde; este año lleva 608 mil 400 millones de pesos, casi el doble de lo que perdió el año pasado (346 mil 135 millones de pesos)

Y la Comisión Federal, a cargo del abogado Manuel Bartlett, no se queda atrás, la empresa es considerada por la Auditoría Superior como una no rentable ni competitiva. Este año lleva pérdidas por 121 mil millones, más los 54 mil millones que perdió el año pasado.

En tanto que a Segalmex, la nueva Conasupo, le exigen comprobar el destino de más de 3 mil millones de pesos, que representa el 37 por ciento de su presupuesto. Esta empresa gubernamental la dirige Ignacio Ovalle, quien también es abogado de profesión. 

Mientras que el Banco del Bienestar, que dirige la licenciada en derecho por el ITAM Diana Alvarez, ni siquiera salió tablas el año pasado, pues registró pérdidas por 318 millones de pesos. De este 2020 se desconoce su rendimiento.En la llamada Cuarta Transformación hacer rentables las empresas de todos los mexicanos no se les da.

#YaEnSerio