Ismael García

El Presidente es bien mañoso. Prometió una consulta para que el pueblo diga si quiere que renuncie y cambió la votación para preguntar si quieren que se quede.

Y el que le hizo el juego sucio fue su compinche Ricardo Monreal, coordinador de Morena en el Senado.

La consulta para revocar el mandato está programada para marzo del próximo año. 

Resulta que en el Senado Morena aprobó el dictamen de ley, pero mayoriteó para hacer una votación a modo del Ejecutivo.

La pregunta original establecía si se estaba de acuerdo que el Presidente dejara el cargo.

“¿Estás de acuerdo en que se concluya de manera anticipada el desempeño del cargo de Presidente a partir de la pérdida de confianza?”

Y ahora quieren consultar si quieren que se quede hasta que termine el sexenio

“¿Estás de acuerdo en que el Presidente continúe ejerciendo el cargo hasta que concluya su mandato?”

Unos dirán que es lo mismo, pero los expertos interpretan esta artimaña como un engaño que sólo busca como fin medir la popularidad de López Obrador.

“Es un derecho político de quienes se sienten agraviados por un gobernante, no una prerrogativa del Presidente para afianzar su popularidad”, opina Luis Carlos Ugalde, expresidente del INE, en El Financiero.

“Se está buscando más bien una idea de ratificación de mandato”, agrega Claudia Ruiz Massieu, senadora del PRI, en nota de Reforma.

“La herramienta se llama revocación, no continuación de mandato”, apunta Damián Zepeda, senador del PAN, en Reforma.

“De nuevo pretenden modificar la Constitución (…) perfilan un montaje”, señala Gustavo de Hoyos, expresidente nacional de Coparmex.

Te recomendamos leer esto:  APRIETAN A CONTRIBUYENTES

El cambio de giro en las intenciones de Morena no es fortuito… varias encuestas recientes marcan una caída constante en la aprobación del Presidente a menos de tres años de mandato.

Este engaño costará al menos 4 mil millones de pesos de los impuestos de los mexicanos.

Y por ley la deberá hacer el INE, organismo que López quiere desaparecer para tener el control de todas las elecciones en México.

A la 4T le gustan las consultas, pero no para el bien del país, sino para legitimar sus caprichos y decisiones, como el Tren Maya, el Aeropuerto, juna Termoeléctrica en Morelos, cancelar un Metrobús en Durango y una Planta industrial en Baja California.

#YAENSERIO