La sabiduría popular dice que tengas mucho cuidado con lo que pides porque se te puede conceder.

Así ocurrió con el Presidente de la República quien pidió que la gente conociera todos los videos que había sobre corrupción y de pronto apareció un video de su hermano Pío López Obrador recibiendo recursos en efectivo de David León, que en el momento de la entrega era un enlace con el gobierno de Chiapas y que en el presente fungía como funcionario público. 

Algunas de esas entregas incluso en la que en ese momento era casa del hoy Presidente de la República. Al no poderse deslindar como lo ha hecho en el pasado de otros presuntos recaudadores como René Bejarano o Eva Cadena, Andrés Manuel López Obrador salió por la tangente justificando y diciendo que eran aportes para el movimiento como como los había tenido Madero, o su esposa comparando el suceso con Leona Vicario.

El problema, es que Morena era ya un partido político regulado por la ley con prerrogativas del INE que recibía de nuestros impuestos. Cada uno de los recursos que un militante diera al partido tendría que ser notificado al INE. Las cantidades en efectivo tienen un límite  y a partir de cierta cantidad económica se tiene que depositar o entregar a través de cheque bancario. Todas estas leyes se violaron y el Presidente admitió y minimizó la violación de la ley. Los ciudadanos tenemos que exigir que quien nos gobierna sea el primero en cumplir la ley.

#OPINA