Sharenii Guzmán

Ante los ataques del Presidente y Morena durante el 2021, el INE ha caído de pie y continúa su labor en favor de la democracia. 

En cada ataque, la academia, el sector privado, organizaciones de la sociedad civil han respaldado su autonomía e independencia.

Desde el inicio de este 2021 el INE ha estado bajo asedio, pero el Tribunal Electoral le da ha dado la razón como cuando palomeó las reglas para evitar la sobrerrepresentación en el Congreso.

En las elecciones resistió ante la furia del Toro. Se mantuvo firme hasta cancelar las candidaturas de Félix Salgado, en Guerrero y Raúl Morón, en Michoacán. Los consejeros fueron respaldados por la ciudadanía. 

A los consejeros les ha tocado esquivar los golpes directos. Una prueba fue cuando Lorenzo Córdova frenó en seco a la aplanadora de Morena en San Lázaro.

“Me retiro de este recinto y de esta soberanía, confirmando una certeza, una seguridad, mis compañeros y compañeras consejeros y yo, vamos a defender la autonomía y la independencia política del INE, incluso frente a sus detractores y a sus principales beneficiarios”, señaló Lorenzo Córdova, presidente del INE en su comparecencia ante diputados el 5 de noviembre de 2021. 

A pesar de que pidieron más presupuesto y les recortaron casi 5 mil mdp, en el INE continuaron con las actividades a su cargo y ajustaron el gasto. 

Decidieron posponer algunos procesos de la eventual consulta de revocación y la maquinaria del Estado enfureció. Hasta recibieron denuncias penales.

El apoyo se volcó y los consejeros se mostraron unidos. Pese a ello continúan validando firmas. 

El INE, una institución ciudadana resiste ante la insistencia del Presidente de quitarle su autonomía o desaparecerla.

Te recomendamos leer esto:  El Presidente está anclado al pasado.

#YAENSERIO