Sharenii Guzmán

Cada vez que este Gobierno reitera su estrategia de “abrazos no balazos”, de manera cínica grupos del crimen organizado retan públicamente al Estado y a sus ciudadanos.

La última amenaza fue contra la periodista Azucena Uresti y algunos medios de comunicación el pasado 9 de agosto. 

El año pasado, el 18 de julio de 2020, sorprendió un video donde presuntamente el Cartel Jalisco Nueva Generación muestra su músculo. 

Esto no es nuevo. El 5 de agosto de 2019, un grupo de encapuchados exhiben a un hombre y en el video anuncian que “limpiarán” un municipio de Guanajuato. 

Mientras en 2019 la tasa de homicidios en el país obtuvo su nivel más alto y durante la pandemia no disminuyó. 

De acuerdo con el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), en 2020 se registraron 36 mil 579 homicidios, en 2019 36 mil 661 y en 2018, 36 mil 685; 29 homicidios por cada 100 mil habitantes. 

En tanto, este Gobierno solo le echa la culpa a los de antes y no a su estrategia. 

“Nosotros tenemos una concepción distinta. Cuando dije: Abrazos, no balazos, hasta se burlaron, y todavía, pero les vamos a demostrar que es más eficaz, más humano enfrentar el problema de la inseguridad atendiendo las causas que originan la violencia. Es un desafío, es un reto, pero vamos a lograr salir adelante”, señaló Andrés López, el 30 de julio de 2021. 

Luego de tres años, los hechos dicen que la delincuencia organizada ha preferidos los balazos y no da abrazos.

#YaEnSerio