Terrible para el mercado eliminar a reguladores

 Intentar fusionar o desaparecer al IFT, Cofece y CRE como órganos autónomos es un terrible mensaje que se manda a los mercados de telecomunicaciones, radiodifusión y energía, considera Lucía Ojeda.

La experta en competencia y regulación celebró el anuncio del senador Ricardo Monreal de frenar la iniciativa para iniciar un diálogo con los diversos sectores involucrados en la materia.

Ojeda refiere que una efectiva aplicación de la política de competencia es fundamental para el bienestar de los mexicanos.

“Los reguladores se enfrentan a agentes económicos públicos y privados muy poderosos, por ello debemos pensar más en cómo fortalecerlos y no en desaparecerlos”, comenta.

El trabajo de los organismos autónomos, agrega, es ser incómodos, la independencia y autonomía de las instituciones se construye no sólo a través de su diseño del marco legal, sino que es fundamental para ellos la garantía de su permanencia, más allá de la coyuntura y de los ciclos políticos.

“La desaparición de estos órganos traería un mensaje terrible al mercado”, afirma.

Ojeda, socia de SAI Derecho & Economía, refiere que el proceso de selección de comisionados del IFT y Cofece han garantizado la capacidad de independencia de sus respectivos órganos de decisión.

Y además, la participación de Banco de México e INEGI le dotan de credibilidad, por lo cual no hay razones para cambiarlos.

“La iniciativa debe retirarse, de lo contrario, los costos para el país en términos de experiencia, credibilidad, inversiones y bienestar a los consumidores y al bienestar social, van a ser devastadores”, concluye.